Cuando tu ausencia más se nota

Sentada en mi habitación, en este desapacible sábado de Semana Santa, con los ojos cansados de tanto mirar series en Netflix, tu ausencia se hace más tangible que nunca.

Recuerdo y recordaré siempre, otras Semanas Santas en las que salíamos de viaje, cargados de planes y expectativas que contigo siempre se cumplían. La seguridad de sentirme querida y protegida, de tejer recuerdos felices, estaba garantizada.

Navegando por la web, en busca de consuelo temporal, me encuentro con la charla de Jason B. Rosenthal quien perdió a su mujer, Amy Krouse Rosenthal, en 2017 víctima de un cáncer de ovarios. Lo curioso de su historia es que Amy, escritora, periodista y directora de cine, días antes de morir escribió en el New York Times un artículo titulado You May Want to Marry my Husband (Puede que quieras casarte con mi marido). El artículo es un ejemplo de amor y un homenaje a su marido antes de su partida. La charla de Jason es un ejemplo de lenguaje universal porque al escucharla, quien ha pasado por una experiencia similar, se identifica plenamente con él, siente su dolor, su tristeza y también esos lejanos rayos de luz que traen algo de esperanza.

El duelo es extraño. Hay días en que parece haber desaparecido para siempre y luego, cuando menos te lo esperas, salta sobre tu espalda, te tira al suelo y se entretiene martirizándote, poco a poco, con cada recuerdo, cada emoción, cada sueño que se quedó sin cumplir, cada momento soñado que no se hará realidad.

Humanos que somos, nos cogemos a cualquier cosa para seguir adelante. A mí me ha dado por escribir, bien o mal, cuando mis pensamientos aterrizan en el papel me siento más ligera, más libre del dolor que atenaza mi corazón. Busco aprender de la experiencia de Jason, replicar su actitud, sus acciones, su conclusión respecto a la partida de su mujer. Él habla de atardeceres, de momentos especiales con sus hijos, de atisbos de luz entre tanta oscuridad.

Mañana será otro día. Tengo cosas que hacer. Estaré entretenida. Al final, espero que la frase de que “el tiempo todo lo cura”, algún día se haga realidad.

Que acabéis de pasar un buen día.

Link al artículo de Amy : https://www.nytimes.com/2017/03/03/style/modern-love-you-may-want-to-marry-my-husband.html

Link a la charla de Jason: https://www.ted.com/talks/jason_b_rosenthal_the_journey_through_loss_and_grief

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s