El Club Bilderberg. ¡Qué miedo!

Ya había leído sobre este misterioso club pero, era muy joven y, en aquel momento, el libro me pareció entre fantasioso e imposible. Recuerdo que lo que contaban era demasiado espeluznante como para que mi mente, altruista y positiva, se lo creyera.

Veinte años más tarde, con algo más de experiencia y menos altruismo, aunque intento mantenerme positiva, he estado mirando documentales en Prime TV, Netflix y Gaia TV y, la verdad, lo que voy viendo es para no dormir.

Empecé hace un par de semanas con un documental y un libro titulado ¿Dónde están las Torre Gemelas? escrito por la Dra. Judy Wood (que por cierto poco tiempo después falleció. No he logrado encontrar como en ningún sitio). Según esta eminente doctora, las torres no se derrumbaron por el choque de los aviones sino que las pulverizaron con una tecnología que tiene el ejército americano, que inventó Nicola Tesla y que ya se ha utilizado antes. Son tantas las evidencias (fotografías, datos, informes) que presentaba esta mujer que, como mínimo, le hace a uno cuestionarse la verdad de lo que nos contaron.

Después miré el documental sobre el accidente del vuelo 800 de la TWA (1996) sobre el que quedaron muchas dudas, se desmintió a los testigos oculares, se ocultó información a la comisión que se dedica a investigar accidentes aéreos y la CIA, el FBI y la prensa orquestaron un montaje magistral para hacer creer a la población que, a pocos minutos de despegar del aeropuerto de NY un depósito de combustible del avión había estallado. Más de setenta testigos, en diferentes lugares y sin conocerse describieron con claridad que habían visto primero lo que parecían 3 misiles saliendo de diferentes direcciones, después una enorme explosión y dos enormes objetos que se precipitaban al mar. Al día de hoy las familias, los testigos oculares y los de la comisión de investigación siguen preguntándose que fue lo que pasó. ¿El público? a otra cosa mariposa. Otro documental para fomentar el insomnio.

Por último, hoy le ha tocado el turno al Club Bilderberg y, no solo los dos casos anteriores me han parecido totalmente factibles, sino que me ha entristecido y decepcionado (creo que ya pocas cosas me espantan). El director del documental explica como los gobiernos en realidad no gobiernan y, quien lo hace son cuatro poderosos que controlan el capital. A los demás nos llevan como títeres y estamos tan ocupados en pagar nuestras facturas e impuestos, trabajar como esclavos y descansar un poco el tiempo que tenemos libre que, no nos paramos a pensar la sentencia que estamos viviendo. Esto sin contar que hemos de considerarnos parte privilegiada de la población porque aún hay millones viviendo en la miseria. Argumenta uno de los entrevistados que si la población fuese mas crítica y estuviese mejor informada, seguramente se podría hacer algo pero entre el football, la televisión basura y el consumismo…estamos todos en Babia. No me descubren nada nuevo pero…verlo plasmado en un documental, explicado con lujo de detalles, es como una bofetada de la que no puedes escapar.

Demencial. Voy a ver si miro algo más edificante, Los Muertos Vivientes o Juego de Tronos, por ejemplo.

¡Feliz miércoles!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s