Deja de buscar y ¡vive!

Buscando a quien amar se perdió en mil enredos que le llevaron a cualquier sitio menos al lugar al que esperaba llegar.  

Con el corazón remendado una y otra vez,  se lanzaba a la ventura con todo su ser, anhelaba encontrar el alma gemela que un día rellenaría aquellos agujeros en el fondo de su alma. 

Pequeños atisbos de cielo, momentos en los que el estómago creía estar en una montaña rusa sin despegar los pies del suelo, noches sin dormir, comidas sin hacer, la cabeza en lo que había pasado, en lo que imaginaba pasaría, nunca en lo que estaba pasando.  

Ocupada en imaginar un futuro lleno de promesas cumplidas, momentos felices y amor consolidado, se olvidaba de disfrutar de las miradas, dejaba pasar las caricias fugaces, se perdía las señales que podrían haberla llevado al destino con el que siempre soñó. 

Y así transcurre la vida.  Anhelando lo que no tenemos, creyendo que es el otro quien nos legitima, perdiéndonos momentos para recordar mientras buscamos una felicidad que, para que engañarnos, puede que no exista. 

Vive, canta, baila, ama, come, ríe, viaja, aquí y ahora.   Es lo único que tienes.  Tu alma gemela puede que llegue, puede que no,  pero no pierdas el tiempo esperándole.  

Disfruta de lo que tienes ahora porque nada ni nadie pueden garantizarte hasta cuando estarás por aquí.  

¡Feliz jueves!

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s